— Bilbao 2019 —

Una legislación muy restrictiva con una casi nula aplicación en la vida real. ¿Es rentable comprarse un dron en España?

Como muchos de vosotros seguramente, soy un enamorado de la foto aérea. Con la irrupción de los drones y la democratización de los precios de estos fantásticos aparatos, me sentí tentado de hacerme con uno para ofrecer ese extra a mis clientes. Sin embargo, vista la ley, lo descarté tajantemente, pero no sé si hice lo correcto.

CÁMARA

DJI Mavic Air

AUTOR

Andrés Garcia

www.andres.photo

LUGAR: Galicia
La fotografía con dron bien entendida es una auténtica maravilla
La normativa actual

Actualmente en España tenemos una legislación bastante restrictiva y, dado el grado de maduración de la tecnología que se usa, me parece correctísimo. Podemos consultar un mapa donde aparecen las zonas restringidas de vuelo en esta web . Tenemos diferentes tipos de limitaciones pero, en mi caso concreto, lo que me hacía inviable tener un dron como negocio es el CTR del aeropuerto de Loiu. Como veis, gran porcentaje de mi zona de acción está completamente restringida, con lo que la inversión sería inasumible teniendo en cuenta que no podría apenas operar.

 

Reitero que estas restricciones me parecen muy correctas a día de hoy y que, de no existir (o de no aplicarse) podríamos vivir situaciones tan desagradables como las vividas estas Navidades en Gatwick donde varios drones obligaron a cerrar el aeropuerto durante horas afectando a miles de personas. Por una foto. En fin.

Inversión

Operar a día de hoy un dron en España de forma legal con fines comerciales es relativamente caro. Necesitaremos una licencia de piloto de dron que incluye pasar un examen teórico y otro práctico, amén del test psicotécnico. Además las licencias, en principio, se otorgan para modelos específicos con lo que, si renuevas tu equipo, deberías renovar la licencia. Estamos hablando de unos 1.000 – 1.200€ de partida. 

A parte, claro está, necesitaremos un dron para operar. Un Mavic Air ronda los 950€ en Amazon. Si queremos una SD de alta capcidad, una batería extra  y algún extra más, nos ponemos en otros 1.200€.

Pero es que una vez tengas todo esto en regla, si quieres vender tus fotografía aéreas, lo tendrás que hacer a través de una productora autorizada.

 

RESUMIENDO: 2.500€, para vender fotografías con menos margen a través de una productora en una zona en la que para operar el dron tengo que irme a 40 kms, lejos de la zona de interés de mis clientes potenciales. Inasumible… ¿no?.

La frustración

Y aquí viene la que para mí es la peor parte. Una vez que decides ser legal y asumir que no vas a hacer algo que te encanta porque simplemente es no quieres saltarte la ley, empiezas a ver como todo el mundo lo hace. Y lo que es peor… Todo el mundo lo hace sin ningún tipo consecuencia adversa. Día sí y día también viendo fotografías que incumplen todos y cada uno de los parametros establecidos en la legislación, ya no sin sanción, si no que incluso jaleadas desde cuentas oficiales. 

Más aún, ves a los intrépidos pilotos reirse a mandibula batiente alegando que es que han lanzado la cámara hasta ahí arriba o que lo han hecho con palo salfie (sois unos valientes, por cierto 😉 ).

Y no pasa nada. 

 

¿Quién vigila?

No das crédito e indagas cuáles son los organismos con el deber de velar por el cumplimiento de la ley y descubres a AESA. Resulta que AESA tiene una presencia online digna de 1998. Tiene una sección en una web estatal con un formulario de contacto. Las redes sociales son ciencia ficción y la atención telefónica tiene un horario que me voy a abstener de reproducir porque me da auténtica vergüenza. Aun así, llamo. Que no se diga que nosotros somos los vagos. Y ahí te atiende un técnico que te asesorará (llamad varias veces, que a la cuarta o quinta os cogen seguro) sobre… Bueno en realidad no me quedó claro sobre qué asesoran, pero del tema este de denuncias y vigilancia no saben nada. “Esto es un contacto técnico, escriba mediante el formulario web”. 

Y escribo, claro. Que no se diga. Me contestan semanas más tarde para decirme que ni idea de lo que pregunto. Que eso es un contacto técnico. Contesto ya un poco cabreado del toreo y tiene la gentileza de llamarme por teléfono la persona que había redactado el email. Indignado, claro. Que es que él no me podía contestar a cosas “de jurídico”. Que les escribiera a ellos a través de la web. Se enfadó al decirle que no había más formas de contacto en la web. 

Fue incapaz de darme un email tras 10 minutos de espera. “Presenta una reclamación en Fomento en la Avenida…” 

Una reclamación por escrito en Madrid… 2018, señores. 

 

Pedí sopitas al señor @uriondo y me aconsejo sabiamente pedir la información via el portal de transparencia y gracias a eso tenemos los siguientes (surrealistas) datos oficiales.

Los datos: Tenemos una legislación restrictiva, pero nadie vigila.

Y aquí viene lo peor de todo: Cuando con todos los datos de sanciones en una mano y un análisis de rentabilidad en la otra, te das cuenta de que este país te obliga a ser ilegal o a quedarte con cara de tonto. No hay más opciones.

En 2018, según datos oficiales, se han tramitado 77 sanciones relacionadas con los drones.

SETENTAYSIETE.

 

(Un minuto para digerirlo)

Fuente: AESA

¿Cómo puede ser que con la legislación existente sólo haya 77 infracciones sancionadas cuando se ven a diario usos aberrantes de las aeronaves? Simple. Si no te pillan in situ y los policias (o agentes forestales) de turno no están específicamente formados en este tema, puedes hacer prácticamente cualquier cosa. Desde volar de arriba abajo la Torre Iberdrola, a sobrevolar el Guggenheim o la Plaza Moyua (Todo casos reales, no se crean). Barra libre. AESA no tiene a nadie vigilando, ya no que no lo hagas, sino a alguien que al menos detecte que no fardes de ello en redes con total impunidad. Solo se actúa si hay denuncia directa de la guardia civil o de la policia local in situ. 

Fuente: AESA

Esto implica que gente que se salta la ley está obteniendo una clara ventaja competitiva conmigo por el simple hecho de que yo quiero cumplir con la legalidad…. Y a nadie parece importarle. De nada sirve la legislación si el legislador está de miranda o no tiene medios.

 

Vistos los datos, quería preguntarle a la administración si me sigo quedando con cara de tonto o me anima a volverme ilegal para poder competir en igualdad de condiciones con mi competencia. porque si eres legal no es rentable operar un dron, pero si no…

Necesitamos una legislación clara y que, ante todo, proteja al ciudadano. No podemos permitir poner en riesgo a nadie para obtener una fotografía. NO TIENE SENTIDO. Creo que la ley es coherente a día de hoy, pero es del todo ineficaz al punto de que nadie se molesta en aplicarla. Necesitamos un organo específico que haga cumplir la ley porque desgraciadamente, en este país, no aprendemos si no nos tocan el bolsillo. Es indignante seguir viviendo en el país de la picaresca donde el listo es el que se salta la ley, pero es que, señores, ustedes mismos lo fomentan.

 
 — Bilbao 2019 —

¿Necesitas fotos
para tu web?

ESCRÍBEME

Por favor, introduce un token de acceso en la página de configuración del plugin Instagram Feed.