— Bilbao 2019 —

Analizamos la mochila Vanguard Sedona Wanderlust tras dos semanas de uso.

La elección de nuestros compañeros de viaje siempre nos supone un puntito de estrés a la hora de tomar la decisión final. Nuestra mochila pasará junto a nosotros mucho tiempo a si que hay que analizar si lo que nos ofrece cada modelo se adecúa a nuestras necesidades específicas.

Mi perfil profesional

Como digo no creo que haya una mochila perfecta porque cada uno usamos la mochila para cosas diferentes y de formas diferentes. Por eso me parece importante comenzar explicándo para qué uso yo la mochila y cómo la utilizo para que luego vosotros mismos podáis ponderar mis opiniones en función de vuestras propias necesidades específicas.

Soy eminentemente fotógrafo de naturaleza. Me da un poquito igual costa que montaña porque tengo la suerte de tener todo a mano. Muchas de mis escapadas son cortas, pero también practico trekkings medianamente largos y, esporádicamente, largos e, incluso, algo de fotografía nocturna. Lo que yo busco en una mochila es ergonomía, fácil acceso y durabilidad. No soy muy tiquismiquis con la estética y si tengo que sacrificarla en aras de obtener mejores prestaciones, lo hago sin ningún miramiento. Como soy usuario de mirrorless y mis caminatas raramente van más allá de un día, necesito un espacio moderado en la que entre mi equipo, bebida, algo de comida y un poco de ropa en invierno. Si voy a hacer una escapada más larga por el monte, procuro llevar material específico de monte y colocar mi equipo de la mejor forma posible, así que buscaré una mochila fotográfica mediana-pequeña. Por si os sirve, el modelazo de las fotos (por lo de grande) es un chicarrón del norte de 1.83m y de amplias espaldas.

 

Analizaré por tanto este modelo que me ha cedido Vanguard siempre bajo esos parámetros. Recuerda siempre que lo que para mí es una desventaja para ti puede ser una ventaja y viceversa.

Diseño y materiales

La Vanguard Sedona Wanderlust tiene un diseño que a mí personalmente me va mucho. Es discreta, tiene un color ideal para ir al bosque y no llamar mucho la atención, es cómoda y te adaptas rápido a llevarla encima. Hubo gente que cuando me la vió me advirtió sobre las cremalleras y tiradores y la verdad es que tras un uso de algo más de un mes lo he sufrido en mis carnes, aunque según la marca es una tirada defectuosa. Estoy a la espera de que me las repongan. La tela es robusta y el color sufrido asi que, en ese sentido, me viene de perlas porque todo lo que sea fácil de limpiar me parece un acierto. Las asas son realmente cómodas pero a la vez dan sensación de durables, al igual que el cinto, que me parece un complemento imprescindible para hacer trekkings algo exigentes y que nos obliguen a, por ejemplo, remontar un rio. Saber que la mochila no se te va a volcar encima te permite estar atento a hacer los gestos necesarios y no estar todo el rato preocupado de la mochila.

 

Resiste los envites de mis dos gatas con lo que me parece un buen test de calidad de materiales.

Ergonomía y uso

Resalto de nuevo que es una mochila muy cómoda de llevar y en parte es por el refuerzo de la espalda que nos permite tener esa transpirabilidad que se agradece tanto en días calurosos, lo que, unido a lo anteriormente comentado sobre las asas y el cinto, la hace estupenda para trekkings de uno o pocos dias. Entiendo que se puede amoldar perfectamente a entornos más urbanos donde su diseño discreto es un plus. Además, tiene bastantes pequeños bolsillos donde poder guardar llaves, cartera y demás cosas lo que es muy de agradecer, aunque me hubiera gustado tener un bolsillo de acceso rápido en el cinto.

La Vanguard Sedona Wanderlust es una mochila con acceso superior y trasero completo. Personalmente, siempre he usado mochilas con acceso lateral pero no es algo definitivo para mi decisión de compra. Sí que me molesta un poco que el acceso trasero sea completo. Por mi configuración, la parte de arriba de la mochila queda inaccesible por la parte trasera (ver fotos más abajo) y hubiera sido mucho más cómodo tener la opción de abrir solo la mitad de la mochila. Esto no es un handicap para mí ya que rara vez abro la mochila entera. Es decir, reservo el espacio para la cámara en el compartimento superior (que se me hace de acceso más rápido) y, en caso de necesitar cambiar de objetivo, solo abro un lateral de la mochila para coger el que necesito. Así la tapa siempre sigue cerrada y evita que se ensucie / moje lo que haya dentro. Tened en cuenta que yo vivo en un entorno bastante lluvioso y mantener el equipo a salvo es primordial para mí. De todos modos, la propia mochila viene con un sistema que no te deja abrir por completo ese compartimento, cerrándose él solo con unas gomas elásticas.

 

La mochila tiene un gran bolsillo frontal de escaso fondo para llevar tarjetas, baterias o filtros y además de unos amplios bolsillos laterales ideales para transportar bebida, un bocata o un trípode pequeño. Y aquí es donde encuentro el mayor problema para mí.  Utilizo un trípode mediano con lo que he de llevarlo en la parte frontal y atarlo y desatarlo cada vez que lo uso. Yo hubiera aprovechado para montar un sistema con dos cinchas que me permitiera deslizar las patas del tripode para guardarlo y sacarlo. Si tienes un trípode que quepa en el lateral no tienes ningún problema.

Espacio interior

El espacio para llevar todo mi equipo es más que suficiente. Utilizando mirrorles, de hecho, te da para llevar una amplia colcción de objetivos. Me gusta mucho que tenga una red protectora para que, cuando hacemos trekkings algo movidos o, simplemente, cuando nos vayamos de viaje, estemos 100% seguros de que nuestro equipo no se mueve. Los separadores son suficientemente mullidos y los dos contenedores que vienen son un acierto. De hecho, si pensamos en trasladar nuestro equipo a una mochila específica de montaña, es tan facil como coger el contenedor completo, cerrado por su red y buscarle un hueco en la mochila de montaña.

 

Cuenta además con un espacio donde mi Microsoft Surface cabe holgadamente y va perfectamente protegida.

Resumiendo

La mochila Vanguard Sedona Wanderlust se adecúa bastante bien a mi modo de trabajar y a mi equipo aunque hay puntos flacos que el siguiente modelo me encantaría que solucionase. Os dejo un pequeño resumen.

Puntos positivos
  • Buena calidad de materiales

  • Muy cómoda de llevar

  • Espaciosa en el interior

  • Variedad de bolsillos

  • Resistente y discreta

Puntos negativos
  • Sistema de tiradores endeble.

  • Lenta colocación de un tripode mediano

  • Apertura trasera completa y no variable

  • Falta bolsillo en el cinto

Y tú… ¿ Qué opinas de la Vanguard Sedona Wanderlust?  Déjame tu opinión en los comentarios
 — Bilbao 2019 —

¿Necesitas fotos
para tu web?

ESCRÍBEME